PONCE ENRIQUEZ-TENGUEL (CRE.).-Una gran alarma y preocupación de las autoridades y habitantes de las jurisdicciones de Ponce Enríquez y Tenguel causó el derrame de los sedimentos mineros de la piscina de flotación de la concesión minera de Barranco Colorado, ubicada en Shumiral, del cantón Camilo Ponce Enríquez, provincia del Azuay.

El desplome de esta piscina se registró cerca de las 18:00 del martes, lo que de inmediato originó la afectación directa a su afluente más cercana río Chico y aguas abajo a los ríos Gala, Tenguel y Pagua.

Autoridades como Ministerio de Ambiente, Senagua, Agencia de Regulación y Control Minero, Municipio de Ponce Enríquez, Ministerio de Salud, Gobierno Parroquial de Tenguel, se hicieron presentes para constatar la magnitud del desastre ambiental.

El director de Medio Ambiente del Azuay, Estaban Torrachi, en una inspección en el recinto San Rafael de la parroquia Tenguel dijo a La Hora que en la concesión minera se maneja la hipótesis de sabotaje, pero eso es algo que se va a investigar, dijo la autoridad. Por el momento las actividades en la concesión minera fueron suspendidas hasta segunda orden, mientras realizan un plan de contingencia para desviar el agua del río y poder retirar la materia regada.

Además, las demás competencias de estado han levantado un informe para enviarlas a las diferentes secretarías.

Minería irresponsable

De su parte, Julio Símbala, presidente de la Junta Parroquial de Tenguel, sostuvo que no cree para nada que el derrame haya sido un supuesto sabotaje como hace presumir la concesionaria, pues según el dirigente que inspeccionó la zona del colapso, la piscina fue construida anti técnicamente, ya que estos residuos eran sostenidos por sacos.
Símbala dijo que enviará un informe detallado de la afectación minera que sufrieron sus ríos.

Mucho más, cuando se verificó que en la unión de los ríos Chico y Gala, ya en jurisdicción de Tenguel se hallaban miles de peces muertos.

Alerta

El director del MAE Azuay y un equipo técnico del MAE y de la Unidad de Gestión Ambiental del Municipio de Ponce Enríquez, alertaron a la ciudadanía en general de no utilizar el agua de estos ríos bajo ninguna circunstancia, ya que el radio de intoxicación podría ser severo.

Conocidos los resultados de varias tomas de agua de los ríos afectado se develará que grado de contaminantes estos poseen, aunque aseveró la autoridad que los desechos de la piscina de flotación no contenían cianuro.

Sin embargo, se constató que aguas arriba de la zona del derrame el agua bajaba igual de contaminada, mostraba un color plateado, por lo que hasta altas horas de la tarde de ayer, se realizaban inspecciones en varias mineras de La Fortuna, San Gerardo y San Antonio para comprobar si es que estos aprovecharon la afectación para vaciar las piscinas.

Incrédulos

Los habitantes de San Rafael dicen que esta no es la primera vez que el río sufre de contaminación minera. Consideran que las autoridades se burlan de su desgracia ya que desde hace 10 años hacen una serie de análisis y nunca regresan a entregarles los resultados.

DATO

Se paralizaron las actividades de embarque y riego en las haciendas agrícolas de Tenguel.

Fuente: La Hora





Esta nota tiene 525 palabras