Radio CRE

WASHINGTON (CRE.).-Hackear un inodoro japonés “inteligente” de 6.000 dólares es un truco impresionante o una travesura malvada, pero no es la clase de problema de seguridad por el que la gente tendrá que preocuparse.

Pero, ¿qué pasaría si pudieras hackear la cerradura de una puerta principal, un detector de movimiento o una cámara de seguridad?

El inodoro inteligente Satis, controlado a través de Bluetooth, fue uno de los muchos dispositivos conectados a internet que los investigadores de seguridad hackearon en las conferencias de seguridad para computadoras Black Hat y Def Con, celebradas en Las Vegas esta semana.

También abrieron cerraduras, secuestraron tomacorrientes, se apoderaron de los centros de control desde donde se coordinan todos los dispositivos de automatización doméstica e hicieron cosas muy desagradables con un conejo de juguete.

Los fabricantes se están apresurando a conectar a internet los objetos cotidianos de los hogares para que la gente pueda controlarlos por medio de sus smartphones. Ya es posible apagar o encender las luces o programarlas a distancia por medio de un teléfono inteligente.

Los detectores de movimiento se pueden conectar a alarmas, puedes recibir un mensaje de texto cuando las ventanas se abran, los termómetros sabrán cuándo estás en casa y ajustarán la temperatura. Puedes ver una transmisión en vivo de las cámaras de seguridad de tu casa desde el otro lado del mundo por medio de aplicaciones móviles.

Incluso existe un horno que puede controlarse por medio de una aplicación para Android.

Esos dispositivos ya están a la venta y convierten en realidad la casa inteligente del futuro, pero los investigadores advierten que ni los fabricantes ni los compradores están tomando en serio la seguridad de estos dispositivos.
Los Supersónicos nunca se preocuparon de que un ataque causara que Robotina se convirtiera en un dispositivo de vigilancia a distancia, pero nosotros sí deberíamos.

Fuente: CNN

Esta nota tiene 298 palabras