Radio CRE

Cerca de las 17:55, a bordo de un bus de turismo, Correa llegó al escenario instalado sobre la vía que une la av. Francisco Orellana con la av. Narcisa de Jesús, a un costado del parque Samanes. Desde el segundo piso del vehículo, junto con la gobernadora de Guayas, Viviana Bonilla, y flanqueado por dos soldados armados y cinco agentes de seguridad, saludaba a los miles de ciudadanos que permanecían fuera del cerco de sillas que se habían instalado para los invitados especiales.

En la mesa de honor se sentaron junto a Correa y Bonilla, el presidente del Consejo de la Judicatura, Gustavo Jalkh; la presidenta de la Asamblea Nacional, Gabriela Rivadeneira, quien ayer precisamente cumplía 30 años de edad, según precisara después en su discurso el mandatario; y el prefecto de Guayas, Jimmy Jairala, quien llevó más de un centenar de seguidores pertenecientes a Centro Democrático.

Con más de media hora de retraso, se inició la sesión popular. Bonilla intervino. La gobernadora, además de destacar la obra del Gobierno, habló de que se construye una ciudad incluyente.

Correa manifestó que el Gobierno “está construyendo un Guayaquil con memoria” para no olvidar que “quisieron perpetuar la inequidad, para que crezcan grandes fortines para poco afortunados, pequeños espacios muy bien atendidos y enormes sectores desprotegidos sin servicios, explotados y sometidos por toda clase de inescrupulosos como los traficantes de tierra”.

“El modelo exitoso montó una maquinaria represiva para perseguir a los comerciantes autónomos, para cerrar los espacios de participación ciudadana, para atentar contra el derecho a ganarse dignamente la vida”, dijo Correa sobre la gestión de desarrollo local.

El presidente sostuvo que durante 20 años de la administración de la partidocracia, Guayaquil llegó a ser la urbe más inequitativa deEcuador. Luego insistió que se impone un relevo generacional, “basta de los mismos de siempre. Se impone un modelo nacional en el que Guayaquil avanza”.

“El alcalde contradiciendo su palabra, se presentará a la reelección… Es la única carta que tiene la derecha”, indicó mientras los asistentes gritaban “Rafael”. El mandatario respondía que “la juventud de Guayaquil y la patria derrotarán a las figuras del pasado”.

“En esta nueva época, Guayaquil renace, la patria vuelve. ¡Viva Guayaquil!”, manifestó Correa al cierre de su discurso y fin de una sesión que dio paso a juegos pirotécnicos y al concierto de Rubén Blades.

Esta nota tiene 382 palabras