Radio CRE

RIO DE JANEIRO (CRE.).- La agenda del día (ver “Puntos importantes”) se inició a las 7:30 con la ya habitual misa privada en la residencia de Surame, en Río de Janeiro, mientras que después de las 9:00 se trasladó a su primera actividad fuera de la residencia.

Ésta se realizó a las 10 de la mañana: a esa hora, el Papa confesó a cinco jóvenes en el parque de la Quinta de Boa Vista, cerca de su residencia. Fue en confesionarios al aire libre, montados a efectos de esta jornada.

En varias oportunidades, Jorge Bergoglio dijo que escuchar las confesiones de los fieles es una de las cosas que más le gusta hacer como sacerdote.

La confesión no es un trámite sería el mensaje de Bergoglio, sino que compromete a quien la escucha, lo obliga a ocuparse y preocuparse por el drama del otro.

Tras esta actividad, se trasladó al Palacio Arzobispal de San Joaquín, donde se encontró con un grupo de presidiarios antes de la ceremonia del Angelus.

El Papa recorrió el camino a lo largo de una avenida en la que saluda a la gente desde el papamóvil, al que accedió después de recorrer la primera parte del trazado en un auto de calle común.

Fuente: Infobaea

Esta nota tiene 208 palabras