Radio CRE

BELFAST (CRE.).-Al menos 27 agentes de Policía han resultado heridos durante la cuarta noche de las protestas en Irlanda del Norte provocadas por la restricción de los itinerarios durante las tradicionales Marchas de la Orden de Orange.

Los disturbios comenzaron cuando las autoridades impidieron a los protestantes pasar por una zona de alta conflictividad, a lo que respondieron lanzando ladrillos y botellas a la Policía. Las autoridades han respondido utilizando cañones de agua y balas de goma.

Miles de protestantes probritánicos celebran cada verano las Marchas de la Orden de Orange, para conmemorar el aniversario de la histórica victoria de los protestantes sobre las fuerzas católicas en la batalla del Boyne, en 1690. Los católicos, en su mayor parte a favor de la unificación con Irlanda, ven esta celebración como una provocación.

El vicepresidente norteamericano Joe Biden ha expresado su “profunda preocupación” por la violencia en una conversación con los líderes de Irlanda del Norte este lunes, según ha informado la Casa Blanca. El Parlamento regional tiene previsto reunirse este martes para debatir las maneras de restablecer el orden.

“Hoy es un día para palabras tranquilizadores y para un renovado compromiso por parte de la Asamblea para encontrar soluciones políticas”, ha afirmado el jefe de la Policía norirlandesa Matt Baggott.

“Ya hay muchos policías heridos y mucha gente joven enfrentándose a la cárcel por actividades que no podemos aceptar”, ha añadido. La Policía ha asegurado que los jóvenes protestantes les han lanzando al menos seis artefactos explosivos caseros y numerosos cócteles molotov en el este de Belfast durante la noche del lunes.

Fuente: EUROPAPRESS

Esta nota tiene 264 palabras