Ver a los astros de Brasil y España jugar la final de la Copa Confederaciones en el estadio Maracaná de Río de Janeiro es aun posible para quien esté dispuesto a pagar hasta más de 2.000 dólares en la reventa.

Las 79.052 entradas que salieron a la venta están agotadas, pero a pesar de la prohibición de la FIFA de revenderlas, algunos intentan hacer el agosto por internet. En Viagogo, una página de venta de billetes para espectáculos, están disponibles doce asientos de categoría 1, el área más cercana al césped, por 2.000 dólares, que tras las tasas llegan a 2.300, frente al precio oficial de 220 dólares.

Los más baratos en su página salen por 714 dólares, comparados con los 100 dólares que le costaron a quien los compró originalmente. En Mercadolibre, una página brasileña de venta entre individuos, las entradas más caras están en 2.500 reales (unos 1.130 dólares), pero son de categoría 2, que cuestan oficialmente 140 dólares.

Para el partido por el tercer puesto entre Italia y Uruguay, en Salvador, en la misma página hay entradas de categoría 1 disponibles por hasta 1.000 reales (450 dólares), mientras que en Viagogo no están a la venta. La FIFA vendió esas entradas por 120 dólares.

El duelo entre Brasil y España es considerado el mejor del mundo porque enfrenta a selecciones que poseen a sus filas a los mejores exponentes.

Alineaciones:

Brasil: Julio César; Daniel Alves, David Luiz, Thiago Silva y Marcelo; Luiz Gustavo, Paulinho y Oscar; Hulk, Neymar y Fred.
DT: Luiz Felipa Scolari.

España: Casillas; Arbeloa, Piqué, Sergio Ramos y Jordi Alba; Busquets, Xavi, Iniesta y Fabregas; Pedro y Fernando Torres.
DT: Vicente del Bosque.





Esta nota tiene 270 palabras