Radio CRE

Javier Cantero, presidente de Independiente de Avellaneda, cuyo equipo descendió a la segunda categoría del fútbol argentino la semana pasada, fue atacado por hinchas violentos del club cuando se disponía a comenzar una Asamblea de socios que debió suspenderse.

Unos veinte exaltados irrumpieron la noche del viernes en el club cuando iba a comenzar la Asamblea, con la presencia de unos 250 socios, y lanzaron sillas contra Cantero y otros dirigentes que debieron abandonar el lugar.

Cantero sufrió cortes leves en su rostro y después del incidente ratificó que permanecerá en su cargo pese a que los revoltosos le exigieron la renuncia a viva voz. “No voy a renunciar, ahora menos que nunca. No le voy a entregar el club a los violentos. Es más, voy a identificar a los agresores para echarlos del club Independiente”.

La Asamblea de representantes de socios debía debatir la previsión de ingresos y gastos para el próximo ejercicio, después del descenso del equipo a la Nacional B por primera vez en la historia.

Afuera de la sede del club, unos 150 hinchas violentos interrumpieron el tráfico de vehículos hasta que la Policía intervino y los dispersó.

Esta nota tiene 188 palabras